Exámenes de evaluación del equilibrio

Inicio Examenes Exámenes de evaluación del equilibrio
equilibrio

La manifestación del daño o alteración en la función de estas estructuras se manifiesta, clínicamente, por la existencia de vértigo, inestabilidad o desequilibrio.
Estas manifestaciones, a su vez, son referidas por el paciente como alucinación de movimiento de los objetos o del paciente mismo en relación a estos, pérdida de la posición postural propia, ya sea en forma constante o   paroxística, recurrente o como un hecho aislado, asociando a ello náuseas,   vómitos, cefalea, sudoración, tinnitus y/o pérdidas fluctuantes y/o transitorias de la audición.
La evaluación de estos Impedimentos incluye, evidentemente, el examen otorrinolaringológico y un examen otoneurológico global y, si la condición o los antecedentes del paciente así lo ameritan, el requerimiento de TAC o de RNM.
En relación al examen otoneurológico de un paciente que refiere presentar un síndrome vertiginoso, desequilibrio o inestabilidad, es del todo necesario que este sea objetivo y global desde un punto de vista funcional.
El avance tecnológico de las últimas décadas, ha permitido incorporar al examen otoneurológico básico, nuevos test para este objetivo:

  • VEMP (Potenciales Vestibulares Evocados Miogénicos )
  • vHIT ( Prueba del Impulso Cefálico con Video de Alta Velocidad )
  • Posturografía Estática

Estos exámenes, de uso regular en centros de especialidad, han representado   un enorme progreso para la pesquisa precoz y el diagnóstico confiable de la patología vestibular .
Los aspectos positivos de la incorporación de estos nuevos exámenes son múltiples:

  • Reducen el tiempo de confirmación diagnóstica.
  • Entregan una evaluación completa del laberinto posterior.
  • Generan resultados extremadamente precisos en tiempos muy reducidos.
  • Pueden ser realizados en niños o personas con hipersensibilidad o intolerancia al estímulo calórico.
  • Evitan errores diagnósticos, con sus correspondientes consecuencias clínicas, ya que cruzan información entre ellos, entregando información complementaria que valida las hipótesis diagnósticas.
  • Evitan las incomodas situaciones legales que pueden ser potencialmente generadas como consecuencia del punto anterior.
  • Generan información integral que tiene valor pronóstico. Tal vez este sea su punto más relevante.

En consecuencia, en la actualidad se cuenta con un amplio abanico de exámenes vestibulares, los que entregan una valoración objetiva de sus alteraciones o daño en estas estructuras, con una alta sensibilidad para detectar globalmente la real existencia o inexistencia de daño vestibular periférico y una alta especificidad en la capacidad de hallazgo de la localización de la lesión y del pronóstico de la misma.