Turbinectomías endoscópicas

Inicio Procedimientos No quirúrgicos Turbinectomías endoscópicas

Los cornetes o turbinas nasales son estructuras óseas ubicados en ambas fosas nasales, en posiciones cercanas al techo nasal, en su zona media y cercanas al piso nasal, generalmente muy distorsionadas por las alteraciones que genera el trauma, las inflamaciones crónicas o la mala posición del septum nasal.
Son, a su vez, las estructuras responsables de que el aire inspirado reciba la humedad y temperatura adecuada, así como la correcta filtración de contaminantes y alérgenos ambientales, para que el pulmón reciba aire de óptima calidad..
Para este último objetivo, se requieren estructuras de dimensiones específicas; cuando el trauma o condiciones inflamatorias crónicas modifican este tamaño y/o la ubicación de estos cornetes nasales se requiere de una turbinectomía.
La turbinectomía es el procedimiento para obtener un adecuado flujo nasal, mediante el cual se remodela la forma, tamaño y la posición intranasal de todos los cornetes, para lo cual se emplean equipos que evaporan estas estructuras desde el interior de las mismas, vale decir, no generan costras superficiales en su post operatorio, lo que reduce de manera significativa el período de disconfort, representando para el paciente una significativa ventaja en comparación a la resección o sección quirúrgica del cornete, la electrocoagulación del mismo o el uso de láser para reducir su tamaño, técnicas en las cuales la formación de costras en la superficie de los mismos es prolongada y requiere múltiples controles para su retiro, objeto se genere una cicatrización adecuada.
Estos cornetes ( 3 en cada fosa nasal ) enriquecen la calidad del aire que inspiramos y la remodelación de su arquitectura mediante RADIOFRECUENCIA, posibilita que cumplan el rol para el que fueron concebidos.